TEMAS y SUBTEMAS


2.1 La escritura


2.2 Soportes


2.3 Repositorios


EVALUACIÓN FINAL

Historia del Libro y de las Bibliotecas I

UNIDAD II:
EDAD ANTIGUA: Mesopotamia, Egipto, China, India, Fenicia, Grecia, Roma, mundo árabe, Mesoamérica
REGRESAR A INDEX.HTM

Ramiro Lafuente López



2.2 Soportes


A lo largo de la historia, la escritura se ha adecuado al soporte disponible. Las determinaciones naturales y los avances científicos han provocado variaciones en la concepción los función de los soportes de la escritura. Los tipos de materiales que se utilizaron en la antigüedad como soportes de la escritura fueron de diversos tipos. De entre ellos cabe destacar, la aportación de Los chinos al inventar el soporte mucho más duradero: el papel, así mismo cabe llamar la atención que durante la Edad Media se utilizó el pergamino en Europa. Este se agrupaba en varios pliegos que se cosían formando los códices, que poco a poco fueron constituyendo lo que hoy conocemos como un libro. En su última etapa, el códice se presenta en forma de hojas sueltas (periódico). En esta evolución, el acontecimiento más importante fue sin duda la creación de la imprenta.


También han variado los materiales utilizados: arcilla (principalmente para las tabletas), papiro (para el rollo y, en menor proporción, para el códice), pergamino (sobre todo para el códice). A continuación hacemos una breve descripción de algunos de estos.


Arcilla.


La escritura más antigua conocida es la cuneiforme, que surgió en sumeria en el año 3200 a.C. aproximadamente, la arcilla en forma de tablillas es el material sobre el que se conserva la escritura más antigua. Formadas con placas muy finas, generalmente de tamaños similares, cuadradas y con las esquinas algo redondeadas. Su forma, generalmente lisa por la parte en que se escribía y algo convexa por la cara opuesta, facilitaba su almacenaje en nichos, huecos de la pared, que constituían así los primeros archivos. Los cantos de las tablillas llevaban consignados datos indicativos del contenido que podían leerse estando colocadas; así junto a la escritura, aparecía la primera formas de clasificación y archivo. De esta forma, la función de las tablillas, básicamente registros de contabilidad y actividades burocráticas, administrativas y comerciales, de los palacios sumerios, se ajustaba plenamente a las necesidades para las que habían sido creadas.

La tableta de arcilla y los signos cuneiformes fueron utilizados:


  • Por los sumerios, llegados al sur de Mesopotamia probablemente en el IV milenio, donde crearon una de las primeras y más ricas civilizaciones urbanas a base de una productiva agricultura y de una eficiente organización social, que fue posible por el descubrimiento de la escritura y su empleo generalizado en las tareas administrativas.
  • Por los acadios (siglos XXIII y XXII), semitas de raza y lengua, que formaron el primer gran imperio mesopotámico, desde el Mediterráneo hasta los Montes Zagros, y desde el Golfo Pérsico hasta las estribaciones del Cáucaso, y asimilaron la cultura sumeria, a la que dieron una nueva y fuerte personalidad.
  • Por los babilonios, también semitas, que consiguieron crear dos grandes imperios, el babilónico antiguo o amorita (siglos XVIII al XVI) y el babilónico o caldeo (siglos VII al V).
  • Por los asirios, igualmente semitas, algunos de cuyos reyes se preocuparon por formar grandes bibliotecas con los textos antiguos, de los que eran fervientes lectores y coleccionistas.


________________________________________________________________________


Papiro.

Uno de los rasgos característicos de la cultura egipcia, junto con la escritura jeroglífica o el arte monumental de las pirámides, es, sin duda, el uso del papiro, una planta palustre de la familia de la ciperáceas (cyperus papyrus), que crecía abundantemente gracias al clima y carácter cenagosos de las márgenes del río Nilo en Egipto, así como en Siria, Etiopía y Palestina. El papiro se usaba con múltiples fines en el antiguo Egipto, como alimento rico en fécula, como materia prima para elaborar cestas, cuerdas, ropas, velas, calzados, incluso pequeñas barcas fluviales; para vendajes, ungüentos y fármacos; como planta aromática y como soporte de escritura. Para este uso la planta se cortaba y se preparaba aún fresca. Se aprovechaba la parte central del tallo, de sección triangular, se cortaba en láminas (philyrae) que se colocaban superpuestas y entrecruzadas sobre una tabla humedecida, formando capas (schedulae) que constituían la trama característica del papiro. Se golpeaban (bataneo) un poco para alisar el tejido, se prensaban y luego secaban al sol; para alisarlas se pulimentaban con un objeto de marfil o un caparazón de molusco. Las hojas resultantes (plagulae) se unían entre sí con una pasta de pegamento formada con agua, harina y vinagre, superponiendo el borde derecho de cada hoja sobre la siguiente y así facilitar el paso de una a otra del cálamo a la hora de escribir. Se formaban así los rollos de papiro, generalmente compuestos de unas veinte hojas, que se denominaban tomus, volumina, chartae. Era un material flexible, de tacto sedoso y brillante, con una tonalidad de blanco hueso. Sobre el papiro se escribía con un cálamo hecho del tallo del junco, cortado a bisel. El papiro favoreció la proliferación y difusión de la escritura y, con ella, de la literatura. Se exportó a Grecia y Roma y fue el soporte más preciado de la escritura.. No obstante era un material raro y caro, cuya producción fue disminuyendo con el tiempo, sobre todo a partir del s.III d. C. En época romana era tan cotizado y lujoso que sólo algunas personas tenían acceso a él. Por otra parte la conservación del papiro requería un cuidado especial. Los rollos se guardaban en recipientes de madera o de arcilla, para preservarlos de los insectos y se impregnaban de aceite, con lo que adquirían el tono amarillento característico. Sin embargo, la humedad y el calor eran sus enemigos fatales, de ahí su escasa conservación. Otra de las causas de la progresiva desaparición de textos escritos en papiro fue el que, debido al deterioro e, incluso, a la evolución de la escritura que convertía los antiguos textos en poco legibles, éstos se copiaron en pergamino, desapareciendo los primitivos escritos &ldquooriginales&rdquo en papiro. Algunos autores romanos señalan que durante el siglo II a. de n. e., Egipto prohibió la exportación de papiro. En virtud de la importancia que éste ya tenía como material para la escritura, es comprensible que tal medida obligara a griegos y romanos a buscar un sustituto del papiro: el pergamino. Con la aparición del pergamino, más consistente, más abundante, aunque de laboriosa preparación también, el uso del papiro fue disminuyendo, especialmente a partir de los siglos III y IV d. C.


_______________________________________________________________________


Pergamino.


  • Es la piel de un animal, generalmente ternera, cabra, oveja o carnero, tratada de forma especial para conseguir este soporte de escritura. El pergamino se obtiene a partir de la dermis de la piel del animal. Ésta se dejaba en remojo en agua durante un prolongado período de tiempo, después se le daba una lechada de cal para eliminar la epidermis, evitar que se pudriera y facilitar la eliminación del vello, que se hacía a continuación; finalmente se raspaba el tejido subcutáneo. Hasta este punto el procedimiento era idéntico o muy similar, tanto en el proceso de curtir el cuero como en el de fabricación del pergamino. Para ésta, una vez reducida la piel a una capa fina y limpia de la dermis se estiraba y tensaba sobre un bastidor, donde se goteaba, se raspaba con cuchillas de acero, pasando a continuación un trapo húmedo con agua y polvo calizo; esta operación se repetía varias veces, de modo que, a base de secar y mojar la piel tensa, se producía un reordenamiento de las fibras de colágeno que daban el aspecto característico de la trama del pergamino. Una vez quitada la piel del bastidor, se apoyaba sobre un caballete y se volvía a rascar, ahora en seco, con cuchillas de cierta curvatura, para hacerla aún más fina y flexible, luego se pulía con piedra pómez. Con las virutas que se desprendían del raspado se fabricaba la cola de pergamino, usada para teñir lana, para pinturas y para encolar papel. El nombre le viene de Pérgamo, ciudad de Asia Menor, fundada por Filetero en el 238 a.C. Otra ventaja que presentaba el pergamino era que su producción podía realizarse en cualquier país: no se prestaba a ser sujeto de un monopolio como el que los egipcios tenían sobre el papiro. El éxito del pergamino como material de escritura, no obstante, fue lento, hasta que en el siglo IV de nuestra era desplazó definitivamente al papiro. La invención del pergamino hizo posible la transformación de los instrumentos de escritura. Se utilizaba la parte hueca del cañón de una pluma, preferentemente de un ave grande, antecedente directo de las plumas de ganso utilizadas siglos más tarde y también de nuestras plumas metálicas actuales. La aparición del pergamino no sólo transformó las técnicas de escritura antiguas, sino el formato mismo de los textos. Además de ser un material frágil, el rollo de papirose manejaba de manera poco cómoda: había que desenrollarlo cada vez que se deseaba consultar, lo que en rollos muy largos era poco práctico además de que así se maltrataba el material. En las escuelas griegas los estudiantes solían utilizar tablillas de madera cubiertas con cera, en las que, utilizando un estilo de metal, se podían hacer anotaciones rápidas. Era frecuente unir dos o más tablillas para así formar una especie de cuaderno. Cuando el uso del pergamino comenzó a extenderse, la forma de esos cuadernos se adaptó sumamente bien a las características del pergamino, de tal manera que se crearon cuadernos de pergamino denominados códices, cuya aparición data del siglo I de nuestra era. Al principio estos eran utilizados en ediciones baratas y durante mucho tiempo coexistieron junto a los rollos de papiro, pero hacia el siglo V su uso estaba ya generalizado. Al principio, los códices se formaban reuniendo varias hojas unas dentro de otras en un doblez único; más tarde se comenzó a formar el códice haciendo cuadernillos de unas pocas hojas los que después se cosían entre sí, tal y como actualmente se hace, con la invención del códice se creó la necesidad de numerar las páginas que lo formaban. Al principio, sólo se numeraban las hojas, es decir, se foliaban, pero más tarde se numeraron las páginas. Una característica de los códices eran las ilustraciones. Éstas eran muy variadas y de diversos tamaños, coloreadas aunque con pocos matices. No obstante, debemos señalar que también en los rollos de papiro encontramos ilustraciones.


Papel.


  • La tradición atribuye el descubrimiento del papel a Tsi Lun, un oficial del emperador chino de la dinastía Han, en el año 105 d.C. Se conservan unas cartas del 137 d.C. La invención del papel triunfó definitivamente en China, desplazando a los habituales soportes como el bambú, la seda, la madera o el hueso. Este material, convertido en el soporte universal de la escritura, tardó, sin embargo, bastante tiempo en difundirse en Occidente. Al parecer los árabes lo copiaron a partir del 751 d.C., al descubrir entre los prisioneros de guerra, tras una victoria sobre los chinos cerca de Samarkanda, a algunos artesanos de la fabricación de papel. Pero hasta los siglos X y XI no empieza realmente a ser usado en Europa y, con todo, tardará en desplazar al pergamino. Sin embargo, puede decirse que la difusión del papel y su utilización masiva ha constituido uno de los avances mayores en la historia de la cultura, comparable al de la imprenta y estrechamente relacionado con ella. El papel fabricado en China contenía un elemento de origen vegetal: se extraía a partir de una monocotiledónea (morus papyrifera sativa), sin embargo, deja de fabricarse con ella a raíz de su difusión por Asia Central y luego por el Próximo Oriente y, finalmente, por Occidente. Los elementos básicos serán los trapos de lino y el cáñamo. Se deshacían en unas pilas y se dejaban macerar y fermentar en agua, para conseguir una pasta muy fina, a base de golpearla con martillos o con piedras de molino. Se formaba así un producto de fibrillas de celulosa que se depositaba en una cubeta metálica a temperatura constante, en la que se introducía un tamiz rectangular rodeado por un marco de madera, llamado forma y constituido por filamentos entrecruzados que componen una trama. Según la disposición de estos filamentos, así eran las formas y así daban lugar a distintos tipos de hojas, ya que con este utensilio se recogían las materias en suspensión que tenía la pasta de papel y con ellas se formaba una fina película que se extendía sobre un fieltro y así comenzaba a secarse. Las hojas resultantes se prensaban para alisarlas. Después se encolaban de una en una. Los árabes perfeccionaron mucho el usos de gomas para encolar a base de resinas o engrudos de almidón. Las hojas del papel suelen llevar una marca del fabricante, denominada filigrana, de origen italiano y documentada a partir de 1280.


Amoxtli


  • Hans Lenz considera que el soporte físico del amoxtli, podía ser confeccionado de amatl o papel de corteza de árbol, en este aspecto coinciden las crónicas de Pedro Mártir de Angleria, Bernal Díaz del Castillo y Fray Diego de Landa1. También indica que López de Gómara y Motolinia dicen que el papel lo hacían de metl o maguey2. Galarza señala que se elaboraba también de piel de animales, como la del venado y de algodón3

No se conoce con exactitud, cuando se inicia la práctica de diseñar y elaborar documentos pintados en Mesoamérica. Según Carmen Aguilera, por la evidencia encontrada &ldquoen algunas piezas de cerámica policroma maya, fechas y símbolos en los murales de Teotihucán, Bonanpak, y tumbas Oaxaca, el hallazgo de batidores de piedra para aplastar la fibra con que hacía el papel, asociados al periodo clásico (siglo I d.C.), se deduce que la pintura de manuscritos debe haber sido practicada en Mesoamérica, por lo menos desde el periodo clásico&rdquo. Con base en éste supuesto histórico, podemos proponer la hipótesis de que en ese momento, inicia la historia de los documentos manuscritos de México. Dentro de ella, elaboración del amoxtli que registraba, sus conservaba y transmitía información cumplió su función social durante por lo menos 1521 años, cuando cayó bajo el dominio español, las ciudad de Tenochtitlan.4.

Aún cuando los documentos tenían características diferentes en cuanto a la forman que adoptaron en diversas culturas, sin embargo, tienen un elemento común: las materias primas que se utilizaban para elaborar los soportes de los mismos podríamos decir que era equiparables, ya que se utilizaron materiales vegetales, pieles de animales así como barro y piedra.


ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE:


En las unidades anteriores se han mencionado algunas características, uso e influencia que tiene el soporte de la escritura en cuanto a determinar tanto la naturaleza como las funciones de comunicación que cumplen los documentos que se crean utilizando diferentes soportes.


A partir de lo que se ha mencionado hasta aquí, en no más de tres cuartillas describe la importancia de los soportes de la escritura.



1 Hans Lenz. El papel indígena mexicano. México: SEP,1973, p. 71-72

2 ídem p.73

3 Joaquín Galarza y Rubén Maldonado R. Amatl, amoxtli= papel, el libro: los códices mesoamericanos.[s.l.]: SEIT:ENAH,1986, p.72

4 Luis Antonio Gómez. El libro de Música Mexica a través de los Cantares Mexicanos. México: Colegio Nacional de Bibliotecarios: Información Científica Internacional, 2001. 197 p., p.52





Última actualización: 04 de Noviembre de 2005

 

© ENBA 2005®