TEMAS y SUBTEMAS


2.1 La escritura


2.2 Soportes


2.3 Repositorios


EVALUACIÓN FINAL

Historia del Libro y de las Bibliotecas I

UNIDAD II:
EDAD ANTIGUA: Mesopotamia, Egipto, China, India, Fenicia, Grecia, Roma, mundo árabe, Mesoamérica
REGRESAR A INDEX.HTM

Ramiro Lafuente López



2.1 La escritura


La escritura no nació como la conocemos actualmente, ha cambiado a lo largo del tiempo y sigue teniendo cambios, se inventó para poder comunicarse, sin importar el tiempo, el espacio y por tanto las personas que la utilizaran. Cada pueblo creó sus propios sistemas de escritura para comunicarse con otras personas y para guardar sus conocimientos. Aun cuando han existido distintas formas de escritura podemos agruparlas en dos grandes vertientes: ideográfica y fonética. La escritura ideográfica utiliza imágenes para transmitir una idea o evento, por ejemplo, utiliza la imagen de un objeto para comunicar un idea. En cambio las escrituras fonéticas utilizan signos para representar los sonidos del lenguaje, de manera que juntando signos (letras) se forman palabras (símbolos) que al leerlos reproducen los sonidos del lenguaje y las ideas u objetos que éste designa. Es decir escribimos con las palabras con las que hablamos. En el sistema de escritura fonética es posible que coexistan signos de carácter ideográfico como el signo de pesos ( $ ) que por sí mismo evoca distintos tipos de ideas.


Estos dos tipos de escritura coexisten en la actualidad, si bien la escritura fonética tiene pocos signos y es más fácil de aprender, también es necesario además de conocer los signos fonéticos (alfabeto), conocer el idioma al que se refieren para poderlas leer, en este sentido el español y el inglés utilizan el mismo alfabeto, pero las palabras que se forman con los mismos signo de un solo alfabeto denotan ideas distintas. Las escrituras ideográficas tienen muchos signos y formas de leerse y toma más tiempo aprenderlas, pero no se tiene que conocer el idioma para leerla, aunque si los signos y reglas leerse, un ejemplo, lo podemos tener en una fotografía, aparentemente puede designar un solo objeto, pero pueden existir muchas formas de interpretarlo.


Los sistemas de escritura tienden a ser conservadores, por lo cual la sustitución o las mayores innovaciones de la escritura sólo tienen lugar cuando un pueblo la realiza en su devenir cotidiano o bien una sociedad es domina o es colonizada y se le imponen lenguaje y escritura. No obstante, como escribe Samuel N. Kramer1: "La invención de la escritura, más que cualquier otro logro, llevó el lustre de la civilización a las vidas de los hombres. El dar este paso gigantesco hace más de 5000 años posibilitó el conservar pensamientos y experiencias y el transmitir a generaciones futuras sabiduría arduamente conquistada, dos procesos esenciales para el mantenimiento de una sociedad compleja..."


El primer escrito que se conoce se atribuye a los sumerios de Mesopotamia2 y es anterior al 3000 a.C. En el caso de los egipcios se conocen escritos que proceden de unos cien años después. Otros pueblos tomaron sus silabarios para escribir sus propias lenguas. En la última mitad del segundo milenio antes de Cristo los pueblos semíticos que vivían en Siria y Palestina tomaron el silabario egipcio bajo la forma más sencilla y reducida (esto es, los signos de consonante más cualquier vocal), y abandonaron sus ideogramas y su silabario complejo. En toda la zona se escribía de forma parecida y fueron los griegos quienes tomaron su escritura de los fenicios. Dieron el último paso, pues separaron vocales de consonantes y las escribieron por separado; así se llegó a la escritura alfabética en torno al 800 a.C.


LA ESCRITURA MESOPOTÁMICA


La escritura mesopotámica es conocida con el nombre de cuneiforme porque los signos que la componen tienen la forma de una cuña o de un clavo (cuneus). Esto signos en forma de cuña son muy diferentes de los jeroglíficos egipcios, los cuales representan generalmente animales y cosas. Los signos cuneiformes fueron también originalmente dibujos de animales y cosas, pero perdieron paulatinamente esa forma debido a que se escribían sobre pequeñas tabletas de arcilla blanda, que luego se endurecían por cocción. En ellas se grababan los signos con una especie de punzón de caña o de hueso. Al escribir de ese modo era más fácil combinar líneas rectas que trazar la curva de un contorno. Por ello, se fue simplificando poco a poco el signo primitivo, reduciéndolo a una combinación de caracteres rectos, horizontales, verticales y oblicuos, cuyo aspecto de cuña se explica por la forma de la base del punzón y por la manera de apoyarlo sobre la tableta (con más fuerza al empezar el signo, para hendir la arcilla) La escritura cuneiforme se generalizó, y fue empleada no sólo por los pueblos de Mesopotamia, sus inventores, sino también por los de Siria, Palestina, Asia Menor y Persia.


La palabra "cuneiforme" procede del latín cuneus que significa cuña o ranura. Se sabe que los sumerios descubrieron la escritura ideográfica y que, con el paso del tiempo y mediante el uso de tablillas de arcilla como material para la escritura y de estiletes de caña como lápices, se fue transformando en la llamada escritura cuneiforme. No se ha hallado ningún indicio de que los sumerios pudieran aprenderla de otros pueblos. Los inicios de esta escritura se remontan al año 3000 a. de .C. Sir Austin H. Layard descubrió la antigua Nínive y, entre las ruinas del palacio del rey Asurbanipal (668-626 a. de J.C.), halló una gran biblioteca construida con tablas de arcilla así como muchos diccionarios completos igualmente fabricados con el mismo material y en los que figuraban palabras sumerias con sus significados semítico-asirios. La biblioteca del rey Asurbanipal era muy antigua; las tablas de arcilla contenían copias y colecciones de textos datados a partir del 2000 a. de J.C. Entre las tablas fue hallado un valioso tesoro, la Leyenda de Gilgamés, que es en realidad la historia del diluvio universal: una confirmación exacta de lo que nos relata Moisés sobre Noé.


Los escribas

El arte de la escritura cuneiforme y de la lectura e interpretación de los intrincados textos estaba reservado a una clase social, la de los escribas (en sumerio "dubsar", literalmente escritor de tabletas), que gozaba de gran consideración social. En un principio fueron simples escribientes y lectores, más tarde se convirtieron en los depositarios del saber religioso, literario y científico que se conservaba en los viejos textos y que se iba acrecentando con los nuevos que se fueron escribiendo o transcribiendo. A ellos se debe la configuración religiosa, política y administrativa de la sociedad mesopotámica, cuya continuidad supieron mantener a través de varios milenios y a pesar de los avatares militares, de la creación y desaparición de estados y de las invasiones y establecimientos de pueblos de diferentes lenguas, estructuras y valores sociales. También a ellos les corresponde el mérito de la irradiación cultural mesopotámica sobre los países limítrofes y el que las tabletas de arcilla y el sistema cuneiforme de escritura fueran adoptados como forma de libro por varios pueblos.


Nace el alfabeto

Entre el V y IV milenio a.C. aparecieron los primeros códigos de escritura, en Egipto, Mesopotamia y China. Sin embargo, la verdadera revolución de la escritura vendría con la utilización de un código que también era fonético: el alfabeto. Aparecido a mediados del II milenio a. C., el alfabeto se difunde en pocos siglos por todo el Oriente Medio. Entre los siglos X y IX a.C. los griegos adaptaron el alfabeto fenicio a los suyos, utilizando unos signos guturales para representar las vocales, que permitía que el texto escrito fuera muy parecido al hablado y, en consecuencia, más fácil de leer. El alfabeto arcaico de los griegos se transmite a los etruscos y, luego, a los latinos. Hoy utilizamos la forma latina de este alfabeto, y su éxito se debe al Imperio romano, que lo difundió en la actual Europa.


Alfabeto es una palabra de origen griego formada a partir de alpha y beta, es decir, el nombre de las dos primeras letras de su abecedario. El alfabeto es una serie de signos escritos y cada uno de ellos representa un sonido o más de uno que se combinan para formar todas las palabras posibles de una lengua dada. El alfabeto trata de representar cada sonido por medio de un solo signo. lo que se consigue pocas veces, lo que distingue a los sistemas alfabéticos es que el signo deja de representar un objeto o una idea y pasa a representar un sonido.


Escritura Alfabética


Cualquier alfabeto sufre modificaciones a lo largo de los tiempos por el empleo que de él hacen sus usuarios, dado que las lenguas han evolucionado en su uso oral más rápidamente que en la escritura puesto que ésta es más conservadora. Las divergencias profundas entre la lengua escrita y la oral han impulsado en muchos casos la reforma de la escritura.


En torno al año 1500 a C surgió en el ámbito de la cultura semita , probablemente en Siria , la escritura alfabética . El método consistía en la representación gráfica de sonidos aislados mediante signos propios . Fue utilizado por numerosos pueblos antiguos y , posteriormente , permitió a los fenicios crear su alfabeto - antecedente de todos los modernos - , que desarrollaron y difundieron por los países a que llevaron su civilización. Los signos del alfabeto fenicio , como los de todas las lenguas semitas , solo representaban las consonantes . Los griegos que lo adoptaron hacia el año 800 a C , añadieron la representación de vocales . Todos los alfabetos posteriores proceden del semita o del griego , y en ellos se emplearon un numero de letras que oscilaba entre 20 y 30 . En la primitiva escritura griega se utilizaban solamente letras mayúsculas ; posteriormente se introdujeron las minúsculas . Ya en el siglo IV de la era cristiana , la roma imperial utilizaba una escritura corrida en la que se mezclaban las mayúsculas con letras minúsculas cursivas . Este sistema supuso una gran reducción de signos con respecto a las demás escrituras , ya que la silábica constaba de cerca de 90 símbolos , la cuneiforme de 700 y la china cerca de varios miles de símbolos .


Grecia y Roma


A los antiguos griegos debemos varios términos relacionados con las bibliotecas y los libros que aún en nuestros días utilizamos. Así, por ejemplo, llamaban a la hoja de papiro en blanco chartes que los romanos asimilaron como charta, palabra que probablemente sea origen de carta; la hoja escrita, por su parte, se denominó biblion. A los rollos egipcios se les llamó kilindros que en griego equivaldría al término latino volumen y desde entonces se refería ya a alguna parte integrante de una obra. Otro término griego, tomos (en latín tomus), y que originalmente se aplicó a un rollo compuesto de varios documentos pegados unos a otros, es la raíz de nuestra palabra tomo. Los rollos de papiro griegos tendrían una longitud de 6 a 7 metros, con lo que formaban un cilindro de aproximadamente 6 centímetros de grueso. Aunque la altura era variable, puede suponerse un promedio de 30 centímetros. El texto se distribuía en columnas de dimensiones diversas aun en una misma obra.


Para escribir se utilizaba una caña gruesa y hueca cortada como una pluma afilada. No existían letras minúsculas y no se separaban entre sí las distintas palabras, aunque mediante un signo denominado paragraphos se señalaba el final de una parte del texto. El modo de escribir podía ser lo que hoy llamaríamos de molde (trazo letra por letra) o bien, cursivo o manuscrito (trazando las letras ligadas entre sí).


Además de los escribas existían correctores, los que revisaban y enmendaban los errores cometidos por los primeros y que incluso hacían observaciones y críticas en los márgenes del documento conocidas como escolios.


Cuando se requería, el título de la obra se escribía al final de la misma, puesto que así quedaba protegido al enrollarse. Sin embargo, cuando los rollos estaban cerrados era necesario distinguir unos de otros sin tener que abrirlos, por lo que se comenzó a fijar en el borde superior del rollo una especie de etiqueta en la que se escribía el título; dicha etiqueta fue llamada por los griegos sillybos y titulus o index por los romanos.


Mesoamérica


El término Mesoamérica se refiere al espacio ocupado por diversas culturas antiguas que compartieron sus creencias religiosas, el arte, la arquitectura, y la técnica que las hicieron únicas en América por tres mil años: desde aproximadamente 1500 a.C. hasta 1519 d.C., que entran en contacto con el mundo occidental, cuando se inicia la conquista de América. Mesoamérica es una de las civilizaciones tempranas de nuestro mundo. Muchos aspectos de las culturas antiguas de Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras y México continúan en el presente y varias de estas invenciones culturales e intercambios se han esparcido a través del mundo.


Los cronistas españoles de la época de la conquista describen que los indígenas tenían un sistema de: figuras, caracteres, imágenes, pinturas, letras, escritura y caracteres abreviados, que si bien no constituían una escritura, les permitía a su modo: notar, contar, comunicar, entender, enseñar, memorizar, conservar, y escribir. Para registrar: cualquier cosa, el tiempo, hazañas, historias, las cosas de sus mayores, lugares, nombres de los dioses, ceremonias, sacrificios y victorias. Al respecto escribe Martínez Marín.3 Dice Gomara hacia mediados del siglo XVI, que en las Indias no se han encontrado letras, pero que se usan unas ciertas figuras que sirven de letras, con las cuales notan y entienden toda cualquier cosa... [que] semejan mucho a los jeroglíficos de Egipto.


Sin embargo, Caso considera que la historia México no se inicia con &ldquolos relatos de los conquistadores y que, antes de ellos, no puede hablarse de historia, sino de tradición oral. Y apunta que esta opinión es falsa ya que los indígenas &ldquoposeían una verdadera vocación histórica y relataban y escribían historia.&rdquo Los escribas mixtecos utilizaban &ldquoun sistema glífico, en parte iconográfico y posiblemente también fonético, que les permitía consignar los acontecimientos más importantes en los que intervenían sus príncipes.4


Nowotny señala que mientras en México las imágenes constituían una escritura, en Europa solamente las ilustraciones de un texto.5 Anders, Jansen y Pérez Jiménez al referirse a la escritura mixteca indican que todas estas imágenes y convenciones constituyen la escritura pictográfica. No son simples rebuses, ni apuntes mnemotécnicos incompletos, sino un sistema original, capaz de registrar información detallada, con su propio estilo y riqueza expresiva, un verdadero arte de escribir.6


Galarza dice que la escritura azteca no es, para nosotros, el sistema de transición que espera un aporte externo y superior para seguir su verdadero camino, pasando de la representación, del dibujo a la palabra, a la sílaba y de allí terminar por la diferenciación unívoca que llegue a la letra. Y propone la siguiente definición: Llamamos escritura a un conjunto de unidades gráficas y plásticas mínimas, recurrentes, combinables, que transcriben las unidades fonéticas y semánticas de una lengua dada.7 Para Galarza8 a palabra fonética significa para mí, en su sentido más amplio y relacionada con el término de base derivado del griego: phonos=sonido. De ningún modo se contempla la palabra fonema como equivalente a: signo=letra. Como aparecen muy seguido las palabras fonética-fonético en el texto, podemos sugerirle aquí al lector que las lea con el sentido de &ldquosonoridad&rdquo, como transcripción de sonidos que para el náhuatl son sílabas y/o palabras completas.


Marcus apunta que los cuatro principales sistemas de escritura mesoamericana (zapoteca, maya, mixteca y azteca) fueron sistemas heterogéneos -parcialmente pictográficos, ideográficos y fonéticos.9 Y Ayala Falcón distingue tres sistemas de registro, uno que sí contiene signos gráficos (como las escrituras zapoteca y maya) y que incluiría la escritura mixteca (comprendiendo el estilo Nuiñe y los códices de este grupo), las inscripciones de Xochicalco y la mexicana (incluyendo códices y monumentos). Y dos más que no constituyen sistemas de escritura.10


Anders, Jansen y Pérez Jiménez, escriben que los pictogramas pueden ser utilizados de diversas maneras como significantes para referir a un significado o sea que tienen diferentes modos de significación11: el modo representativo o icónico, indicativo, simbólico y literalmente glífico, que presentaremos con ejemplos relativos a la música.


I. El modo representativo o icónico, en que el signo es simplemente un dibujo reducido y esquemático del significado, por ejemplo: un teponaztli representa un teponaztli; o un huehuetl (tambor) significa el mismo huehuetl.


II. El modo indicativo, en que el dibujo de determinado objeto se refiere a una acción u otro contexto en que ese objeto desempeña una función, por ejemplo: la voluta puede referir la acción de hablar o cantar.


III. El modo simbólico, en el que la relación entre significante y significado es metafórica, por ejemplo: los cascabeles como elementos del tocado de un personaje pueden significar los cascabeles mismos, pero en sentido metafórico .


IV. El modo literalmente glífico, en el que el significado es una unidad del habla, una palabra, que se usa en nombre de personas y lugares y puede funcionar como logograma, escritura fonética y determinante semántico.


En la manera de logograma el significante expresa el nombre de lo que se dibuja en la lengua en cuestión. Puede ser icónico, indicativo o simbólico. Su valor fonético y semántico van juntos, por ejemplo: un teponaztli escrito sobre un tablero (que representa un topónimo) se leerá como el Señorío del Teponaztli.


En la manera de determinante semántico, el elemento glífico no se lee, sino que solamente sirve para indicar la categoría de otro glifo. Una casa o un monte se agrega a un topónimo para hacer explícito que se trata de un lugar. También se pueden agregar elementos heráldicos, como el águila con la serpiente que está sobre el glifo de Tenochtitlan.12


Los mayas consiguieron desarrollar una escritura glífica de carácter logosilábico, es decir que combinaban signos o glifos que representaban un concepto o pensamiento con otros que fonéticamente registraban sílabas. La escritura maya no ha sido totalmente descifrada aún. Algunos lingüistas como el ruso Yuri Knorosov sostienen que el sistema comprendía unos 300 signos ideográficos, combinados con otros fonéticos y los de un tercer tipo que sin ser leídos ayudaban a precisar el sentido de las palabra. Con ellos podían escribir textos labrados sobre piedras, o pintados sobre cerámicas y libros.


Se conservan, además de las inscripciones en los edificios y estelas, algunos códices:

  • El Códice de Dresde: escrito en el siglo XIII. Contiene un tratado de adivinación y de astronomía.
  • El Códice de París: posiblemente del siglo XIII. Contiene profecías y adivinaciones.
  • El Códice de Madrid: Contiene horóscopos y almanaques.
  • El Códice Grolier: Muy mal conservado. Contiene un calendario completo.


ACTIVIDAD DE APRENDIZAJE:


¿Que diferencias existen entre la escritura ideográfica y fonética?


¿Qué tipo de escritura utilizaban los pueblos mesoamericanos, que dicen algunos autores acerca de la misma?


Lee el documento: WAYNE M. SENNER. Teorías y Mitos sobre el Origen de La Escritura: Panorama Histórico. EN: Los Orígenes de la Escritura, compilador Wayne M. Sender. México: Siglo XXI, 1998. 221 p., p. 11-33


Conforme a lo que leíste en el documento antes mencionado responde las siguientes preguntas:


¿ Porque considera importante estudiar los orígenes de la escritura?

¿ Que valor tiene de la escritura para el desarrollo de la sociedad humana?

¿ Que funciones tenía la escritura no alfabética?

¿Qué funciones tenía la escritura alfabética?


Lee el documento de Roberto Lérida Lafarga. Los sistemas de escritura de Grecia y Roma., que se encuentra en la sección de documentos, realiza un resumen del mismo e indica cuales son las ideas que consideras más relevantes.


Realiza un resumen del documento de Ignace J. Gelb Historia de la Escritura. Madrid Alianza editorial, 1985. 349 p.



1 Samuel N. Kramer. La cuna de la civilización. Madrid: Novograph, 1980. p. 129

2 Cf. Samuel Noah Kramer. La historia comienza en Sumer. Barcelona: Ayma, 1962. 333 p.

3 Martínez Marín, Carlos (1996), "El registro de la historia" en Lombardo, Sonia y Enrique Nalda (coords), Temas mesoamericanos, México, INAH, CNCA, p. 408-409.

4 Caso, Alfonso (1977), Reyes y reinos de la Mixteca, México, Fondo de Cultura Económica, v.1, p.11 y 12.

5 Anders, Ferdinand, Maarten Jansen y Gabina A. Pérez Jiménez (1992a), Origen e historia de los reyes mixtecos: libro explicativo del llamado Códice Vindobonensis, España, Sociedad Estatal Quinto Centenario, Austria Akademische Druck und Verlagsanstalt, México, Fondo de Cultura Económica, p.34.

6 Ibídem, p.40.

7 Galarza, Joaquín, Tlacuiloa, Escribir pintando: algunas reflexiones sobre la escritura azteca: glosario de elementos para una teoría, México, Tava, 1996, p. 10.

8 Galarza, Joaquín. op. cit., p.22

9 Marcus, Joyce (1979) &ldquoLos orígenes de la escritura mesoamericana&rdquo en Ciencia y desarrollo, no. 24, enero febrero, México, p.39.

10 Ayala Falcón, Maricela (c1993), El nacimiento de la escritura, en Manzanilla, Linda y Leonardo López Luján (coords.) Atlas histórico de Mesoamérica, México, Larousse, p.70.

11 Anders, Jansen y Pérez Jiménez, Op. cit. p.36-37.

12 Anders, Jansen y Pérez Jiménez, Op. cit. p. 37.





Última actualización: 04 de Noviembre de 2005

 

© ENBA 2005®